viernes, 5 de junio de 2020

La presentación del libro sobre el Falla

Comenté hace unos días que se han cumplido 25 años de la publicación del libro que, Juan Ramón Cirici y yo, escribimos sobre el Gran Teatro Falla. Y decía que el acto estuvo presidido por Carlos Díaz, en el que posiblemente fuera, si no el último, unos de los últimos actos públicos a los que asistió como alcalde.

El amigo Kiki me ha enviado varias fotos sobre el acto de presentación del libro, con el vestíbulo alto del teatro lleno de publico.


 De izquierda a derecha, Fernando Pérez Mulet y Alberto González Troyano que presentaron el libro,  José Arcos Masa, presidente del Colegio de Aparejadores promotor de la edición, el alcalde Carlos Díaz, los autores y Carlos Flethes, del Colegio de Aparejadores.

jueves, 4 de junio de 2020

Carlos Edmundo protegido

La foto la hizo, ayer por la tarde, Alberto RC.

Eficacia

Nos quejamos muchas veces, de forma pública, del funcionamiento de la administración, pero pocas veces hacemos lo contrario, alabar públicamente el trabajo de los funcionarios.

Solicité, el martes pasado, 2 de junio, a las 19,17 horas, por correo electrónico, unos documentos a un negociado del ayuntamiento de Cádiz. Hace apenas 20 minutos he recibido respuesta con los documentos solicitados.

A esto hay que llamarlo eficacia. 

martes, 2 de junio de 2020

Reymundo enfocando

José Reymundo fue uno de los mejores fotógrafos de Cádiz, con una larga trayectoria iniciada a fines del siglo XIX, cuando montó su estudio, con su socio Luis de la Torre, en la plaza de Mina.

Desde los años noventa del siglo XIX, hasta su fallecimiento en 1950, Reymundo dejó un formidable testimonio gráfico de la vida y la gente de Cádiz, con fotografías publicadas en las revistas ilustradas más importantes de España, como cuenta Rafael Garófano en su libro sobre Reymundo, publicado por Quorum en 1998, exactamente cien años después de que se hiciera esta foto de Reymundo en su estudio:





lunes, 1 de junio de 2020

Oferta para turistas

Para los turistas que viajaran en grupos, la "Compañía del Tranvía de Cádiz a San Fernando y Carraca", ofrecía coches especiales.

El anuncio es de 1920

martes, 26 de mayo de 2020

El fundador de EUREKA

Comentamos en una entrada anterior algunos datos sobre la fundación y trayectoria de la famosa panadería y fábrica de chocolates EUREKA.

Indicábamos que su fundador, Juan Diego Gámez Ojeda, formaba parte de una familia con negocios de vinos y licores en Cádiz, que él mismo tuvo una fábrica de aguardientes en Puerto Real, población de la que fue alcalde, además de presidente de la Diputación.

En 1920 se publicó esta foto del que entonces era ex-alcalde de Puerto Real.
Y un anuncio de sus dos licores más reconocidos y consumidos.

domingo, 24 de mayo de 2020

Hace 25 años

Debo aclarar, en primer lugar, que ha sido Fernando "el batidora" quien me ha recordado que hace dos días se cumplieron 25 años de la presentación del libro Gran Teatro Falla, en un acto celebrado en el propio teatro, presidido por Carlos Díaz Medina, posiblemente en uno de sus últimos, si no el último, acto público de su alcaldía.
Publicar el libro sobre el Falla fue iniciativa de José Arcos Masa, presidente del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Cádiz y Ceuta, contando con la colaboración de Unicaja.

El libro que cuenta con una presentación-saluda de Arcos Masa y un epílogo firmado por José Antonio Carbajal y Rafael Otero -los arquitectos responsables de la rehabilitación del teatro-, consta de tres apartados, una aproximación a la historia del teatro en Cádiz, un estudio de la fábrica y arquitectura del Teatro Falla y un repaso a la programación del Falla desde su inauguración en 1910, hasta su cierre para ser rehabilitado en 1985, contando, para este último apartado, con el trabajo que varios becarios habían realizado para la Fundación Municipal de Cultura.

Pero conviene destacar que, junto al libro sobre el Falla, José Arcos Masa nos encargó, a Juan Ramón Cirici y a mi, preparar un homenaje a un colegiado ilustre, don Manuel Accame de Campos, reconocimiento público que Juan Ramón y yo, deudores de la generosidad con que Manuel Accame nos atendía en su gabinete de documentos gaditanos, abordamos con entusiasmo preparando una exposición sobre la evolución urbana de Cádiz, que estuvo abierta en el Centro Cultural El palillero entre los días 16 a 30 de mayo de 1995.

Para la exposición, en la que se mostraron al público unos 40 planos de la ciudad, desde el siglo XVI hasta el XX, propiedad de don Manuel Accame, se editó un folleto con unas notas biográfica de don Manuel y un resumen del desarrollo urbano de Cádiz, además de la relación de los planos expuestos. 

     

 

sábado, 23 de mayo de 2020

¿Somos mejores?

Sinceramente, no me he creído que, por los aplausos de las 8 de la tarde, ni por otros gestos similares, hayamos mejorado, no me creo que ahora seamos más cívicos, mejores ciudadanos. Y a un solo ejemplo me remito: desde que comenzó el confinamiento, aumentó el número de caquitas de perro sin recoger en las calles.

Muchos dueños, aprovechando que no había nadie, o casi nadie, por las calles, han dejado de recoger las deposiciones de sus perros. Posiblemente hayan aplaudido, por aburrimiento, desde sus balcones, mientras demostraban su falta de civismo ensuciando Cádiz.

viernes, 22 de mayo de 2020

Remedio gaditano para epidemias

En estos días, en los que sesudos expertos en epidemias nos alertan contra los "presuntos científicos", contra los asesores del gobierno social-comunista-bolivariano-chavista-castrista-leninista-estalinista-nazifeminista-judeomasónico que nos quiere mantener confinados, secuestrando nuestro derecho a toser en la cara a cualquiera, es el momento de recordar que, hace algo más de dos siglos, en Cádiz se encontró un remedio contra las epidemias al que los "presuntos científicos" no están recurriendo, ¡vaya usted a saber por qué!
El santo remedio se puso en práctica en la epidemia de fiebre amarilla que asoló Andalucía, y de manera especial Cádiz, en el año 1800. La ciencia infusa -cuál si no-, inspiró al autor del santo remedio, aunque no se sabe cuándo se puso en práctica. Lo que se conoce es que en Cádiz, sobre una población por debajo de los 70.000 habitantes, se infectó casi la mitad de la población y muriendo 7.387 personas, algo más del 10% de los habitantes de la ciudad.

Pero, ¿quién sabe cuántos más hubiesen muerto si los gaditanos no hubieran colgado en las puertas de sus casas la Cuarteta del P. Fray Diego José de Cádiz? ¡Ahí!, ¡ahí queremos ver a los "presuntos científicos"!

Aquí tienen la Cuarteta, por si quieren colgarla en la puerta de su casa:

 

 

jueves, 21 de mayo de 2020

Presuntos científicos

Qué fácil es decir, a toro pasado, que fulanito y menganito se equivocaron, que todo el mundo sabía, menos Fernando Simón y la OMS, que en diciembre había una pandemia.

Lo sabía la vecina del 4º izquierda, que tiene un primo, que tiene un amigo, que tiene un sobrino que trabaja en una empresa de recogida de vidrios, y se enteró en el bar en el que toman café los seguratas del hospital. Era tan sencillo saber lo que estaba pasando, que hasta el tontolava del cuñado de mi prima lo sabía.

Escuchar este tipo de comentarios en la calle, o en las redes, ya no nos extraña. Leerlo en sesudos artículos de prensa, escritos por comentaristas con títulos universitarios y periodistas con años de experiencia, es más sorprendente, sobre todo cuando se puede hacer un seguimiento de lo escrito, y comprobar cómo el que parece saberlo todo hoy, anteayer decía prácticamente lo contrario a lo que escribió anoche.

De todos los exabruptos que se pueden oír y leer en la prensa, los que más llaman la atención son los que se refieren a los supuestos "cambios de opinión" sobre las medidas sanitarias a adoptar, negando, a continuación, los conocimientos y la experiencia del equipo de científicos -presuntos científicos-que asesoran al gobierno.

Conviene recordar que el conocimiento científico no es infuso. La ciencia avanza mediante el estudio, la experimentación y la práctica. De este virus poco o nada se sabía y a medida que la investigación y el estudio adelantan, se va conociendo mejor. Por eso es normal que los criterios sanitarios vayan modificándose en función de los avances en el conocimiento. La ciencia infusa, que da la impresión que muchos comentaristas le piden a Fernando Simón y compañía, solo es exigible a los dioses que idolatran los que creen en factores sobrenaturales. Pero saber que, precisamente por ser infusa, no es ciencia, es exigible a quienes tienen estudios.

Que se aluda a Fernando Simón, la OMS y los expertos sanitarios como "presuntos científicos" en la cola de la pescadería es chocante, pero no tiene excesiva importancia. Que lo digan o escriban en medios de comunicación gente con experiencia y con títulos universitarios, es absolutamente lamentable.