martes, 13 de agosto de 2013

Al parecer, el Drago era más joven

Cuando murió el drago del callejón del Tinte, en una entrada que titulé La sangre del Drago, decía, como tantos otros que escribieron sobre el mismo tema, que al caído Drago se le calculaban trescientos años.

Repasando libros y papeles de hace cien años, he encontrado el primer ejemplar de Cádiz. Boletín de la Sociedad de Turismo, publicado el 15 de abril de 1916, en el que, en la página 11, se puede leer un artículo titulado "El Drago", donde, tras aludir a los de las Islas Canarias, se dice que en España sólo existen en Cádiz, de los que tres son antiquísimos, "el mayor en el jardín de la Facultad de Medicina y los otros dos, casi iguales, en la Huerta del Hospital de Mujeres y en Puerta de Tierra en la huerta de D. Luis Mexía, próxima al Astillero". Y añade el texto: "El del jardín del Tinte tiene un siglo aproximadamente y es hijo del de la facultad de Medicina".

Por tanto, de ser cierto, el drago del Tinte tenía aproximadamente doscientos años. Pero no por tener cien años menos deja de ser una pérdida irreparable para la ciudad, una perdida de la que son responsables quienes lo abandonaron a su suerte.    

1 comentario:

Javier Osuna García dijo...

Exacto. La vergüenza de que la Consejera de la Junta, Cristina Saucedo, no dimitiera sigue intacta, así como el rosario de despropósitos:
- "No era BIC" (y sí lo era).
- "Estaba inclinado porque buscaba el sol" (falso, todos los dragos longevos se inclinan).
- "La madera del tronco se encuentra en buen estado" (estaba literalmente muerto)...
Cada declaración que daban, era un chiste añadido, como el Delegado del Gobierno Andaluz que "apostaba por ubicarlo en la Plaza Mina".
Unamos a todo ello, el capítulo de tapar (en vez de asumir) las propias vergüenzas, con una tela en la reja del Tinte, como si los ciudadanos fuéramos carajotes.
Y ahí sigue, de consejera y un Bien de Interés Cultural menos.