martes, 28 de febrero de 2017

Andaluces levantaos

Tengo poco, nada, de nacionalista, pero me siento orgulloso de ser andaluz y me gusta esta versión de Rocío Jurado del himno de Andalucía

video

¡Queremos ninfas!

Es el grito de guerra de una manifestación que ahora mismo recorre las calles de Cádiz.

El ¡Queremos ninfas! lo proclaman hombres y mujeres, entre las que desfilan antiguas ninfas gaditanas, piñoneras de Puerto Real, y mujeres con papel similar en los carnavales de otras poblaciones. De vez en cuando se paran y cantan y bailan tanguillos gaditanos.


Carnaval de Putignano

Dicen que, posiblemente, sea el Carnaval más antiguo de Europa, aunque nunca podemos saberlo a ciencia cierta, pues la mayoría de las celebraciones carnavalescas, como otras tantas fiestas, no tienen fecha fundacional conocida. Sin ir más lejos, sabemos con seguridad que en Cádiz el Carnaval se celebraba a fines del siglo XVI, pero no sabemos desde cuanto tiempo antes.

El origen del Carnaval de Putignano está en el traslado de las reliquias de San Esteban (Santo Stefano) a la iglesia de Santa María la Greca, el 26 de diciembre de 1394, para protegerlas de los ataques turcos. Tras el traslado, los campesinos de Putignano celebraron una fiesta, que se sigue celebrando, y que se considera el comienzo del Carnaval, es la fiesta de los Propaggini, momento en que poetas populares recitan versos satíricos sobre temas locales ocurridos a lo largo del año.

En el Carnaval de Putignano, que dura desde el 26 de diciembre hasta el martes de Carnaval, destacan los desfiles de carrozas -un total de cuatro, el martes de Carnaval y los tres domingos anteriores- con grandes figuras alegóricas y caricaturescas.
Esta foto la he cogido de http://www.lapuglia.es. El resto son mías.

Hay un personaje que simboliza y preside todo el Carnaval, Farinella:

Entre los momentos más peculiares está el "jueves de los cornudos", que, dicen, tiene su origen en un desfile de maridos engañados, que se reconcilian con sus mujeres.
En la foto, el escritor Raffaele Nigro, que se presentó en el congreso, en la jornada celebrada en Melfi, con el capote, el lazo rojo y los cuernos característicos del "jueves de los cornudos"

Y como toda fiesta carnavalesca, además de la sabrosa cocina pugliese, tiene un dulce característico denominado "Chiacchere", una masa de harina que, en alguna medida recuerda a la de los pestiños, aunque más suave y ligera.

Y también se elaboran los tarallini, una especie de picos caseros.

lunes, 20 de febrero de 2017

Sobre los premios Cortes de Cádiz


Los premios Cortes de Cádiz comenzaron, hace más de década y media, con el de investigación en Ciencias Sociales, convocado por la Fundación Municipal de Cultura. Durante muchos años fue el único premio que recibía ese nombre, Cortes de Cádiz, y fue ganando prestigio y difusión internacional. Por poner como ejemplo la última edición, se presentaron 44 trabajos de investigación, inéditos, de los que casi un 75% procedían de Iberoamérica.

A medida que se acercaba el año de Bicentanario, se fueron creando nuevos premios, pero con diferentes formatos, ya que, mientras algunos seguían siendo concursos a los que se presentaban trabajos terminados, otros se decidían corporativamente, a modo de premios a una trayectoria decidida por un jurado creado al efecto.

Pensé en su día, y sigo pensándolo, que el número de premios era excesivo y, a la vista de los resultados, alguno parecía cosa de una reunión de amigos, que premiaba a un amigo.

Por eso creo que algunos premios deberían suprimirse y otros continuar, en este caso, aquellos cuyo formato pasa por la presentación personal de un trabajo individual o colectivo, inédito, que se presenta expresamente a un concurso, con un jurado de especialistas, cuya identidad no se conozca hasta que se dilucide el resultado.

Es una opinión, por supuesto.

Seguimos con la bolsa de basura

No me puedo creer que no haya medios técnicos que permitan no tener que colocar, cada año por Carnaval, la bolsa de basura invertida en la plaza de San Antonio.

Ni con los que aparcan, un día si y el otro también, encima de los pasos de peatones de la plaza, dejando el coche allí durante un buen rato.

La foto es de ayer, sobre las 16,30.

viernes, 17 de febrero de 2017

Cañamaque y la manzanilla

Preparando mi intervención en el Congreso sobre la máscara y la alteridad, que se celebrará la semana próxima en Melfi y Putignano, he encontrado entre los papeles que guardo, la hojilla que la murga de Manuel López Cañamaque, "La reaparición de los Rampers", de 1930, repartía con parte de su repertorio, que incluía un magnífico y divertido popurrit dedicado a las variados efectos causados según el tipo de vino o aguardiente que se consumiera.


Y Cañamaque lo tenía claro:
"el que bebe vino Manzanilla,
ese es el que escapa mejor"

miércoles, 15 de febrero de 2017

Sabían que el agua estaba contaminada

Foto de Portal de Cádiz

Lo sabían, les habían avisado reiteradamente, les dijeron que el agua que bebían los vecinos de Loreto estaba contaminada y, a pesar de ello, estuvieron más de una semana sin tomar medidas, negándolo, hasta que no tuvieron más remedio que cortar el suministro.

Quien entonces denunciaba manipulación política, debería explicar, de una vez por todas, qué pasó y por qué permitió que, durante casi diez días, se suministrara agua contaminada al barrio de Loreto.

martes, 14 de febrero de 2017

Vecinos de Loreto con el alcalde


Lo firma "un grupo de vecinos de Loreto", que no todos, que consideran que fue el actual equipo de gobierno quien explicó la verdad de lo ocurrido con el problema de abastecimiento de agua al barrio. La imagen la he tomado del blog de Juan Cejudo.

viernes, 10 de febrero de 2017

Las travesuras de Errejón

Foto de Europa Press

De la entrevista a Pablo Iglesias en El País, se ha destacado la regañina a Iñigo Errejón. El líder de Podemos, que aspira a repetir, dice, en más de una ocasión, que Iñigo Errejón se ha equivocado y debe rectificar.

Pero, en mi opinión, hay dos cosas que llaman más la atención. Por una parte, con la autosuficiencia habitual en Iglesias, el discurso catastrofista, la amenaza de dimitir si no gana, el aviso de que, o le dan la razón en todo y todo el poder, o se marcha.

Y por otra, todavía más sorprendente, la declaración sobre la renuncia a la transparencia absoluta, el aviso de que hay cosas que se discuten en el Consejo Ciudadano que no deberían ser conocidas, que no deberían salir a la luz pública, a la postre, que todo no tienen por qué saberlo los militantes y simpatizantes.

jueves, 9 de febrero de 2017

España como noción


"España no es una nación, es una noción".

No cabe duda de que, como titular, es magnífico, pero de contenido conceptual, deja mucho que desear.

Tantos años de pensar la nación española, para que la promoción de una novela la reduzca a una idea maleable. ¡Si Argüelles y compañía levantaran la cabeza...!

Cádiz-Iberoamérica y el referéndum de la OTAN


Leyendo el artículo de Diego Joly sobre el referéndum de la OTAN del año 1986, he recordado la revista Cádiz-Iberoamérica que la Diputación de Cádiz publicó entre 1983 y 1992.

Al parecer, la publicación fue una iniciativa del entonces presidente Alfonso Perales, aunque yo comencé a colaborar en la revista tras recibir una llamada de Fernando Santiago, que, como director, fue quien le dio forma, diseñó los contenidos y elaboró un cuidado plan de difusión por toda Iberoamérica. En el primer número colaboré como coordinador de los contenidos de Historia, tal y como se reflejó en la ficha técnica de la revista, que tuvo una portada dibujada por Rafael Alberti, a la que siguieron portadas con pinturas de Portocarrero, Pérez Villalta, Torné, Torné, Cortés, Carbonell, Valderas y Caballero.

No recuerdo si participé en la preparación del número 2, creo que no, de hecho no aparezco en la ficha técnica, pero si en el tercero, donde Jesús Fernández Palacios ejerció como coordinador de Literatura y yo de Historia. 

En 1986, tras firmar un manifiesto en contra de la entrada de España en la OTAN, la dirección de la revista cambió, en lo que fue una auténtica represalia contra los que lo firmamos. El primero en caer fue Fernando Santiago, después Jesús y yo, pero con una diferencia notable: Santiago no aparece ya en la ficha técnica del número 4, editado en octubre de 1986, mientras que Jesús y yo aparecíamos, todavía, como coordinadores.

El cambio se produjo en el número 5, cuando se nombró director a Miguel Ramos y también dejaron de contar con Jesús y conmigo. Todavía recuerdo la conversación en el despacho del vicepresidente para comunicarnos la decisión política que habían tomado. 

En el quinto número y el sexto, el estilo de la revista cambió notablemente, incluso se prescindió de encargar a un pintor conocido la portada, y el interés por la misma disminuyó en España y en Iberoamérica. Posiblemente por ello, en el número 7, con un consejo asesor formado por Alberto González Troyano, José Antonio Hernández Guerrero, Jesús Fernández Palacios, Juan Ramón Cirici y yo, decidimos volver al estilo diseñado por Fernando Santiago, al que, sin embargo, no le ofrecieron volver a la dirección.   

Los tres últimos números, en los que aparece como responsable de la revista, en tanto que Jefe del Servicio de Publicaciones, Juan José Gelos, Fernández Palacios y yo volvimos a la coordinación de Literatura e Historia. Publicado el nº 10, en 1992, creo que fue Josefina Junquera, en contra de la opinión de algunos, entre los que me incluyo, quien decidió que la revista dejara de publicarse.

Como lo cortés no quita lo valiente, hay que decir que Cádiz-Iberoamérica tuvo mucha aceptación y, salvo los números 5 y 6, creo que el atractivo y éxito de la revista se debió al acierto de la línea editorial que le dio la dirección desde el primer número, al diseñar una revista para recordar, renovar y profundizar en las relaciones entre Cádiz y América, contando para ello con la colaboración de estudiosos, investigadores y escritores de ambas orillas del Atlántico, pero evitando el chovinismo condescendiente, manteniendo un tono crítico con la realidad política, social y económica de Iberoamérica, incluso con la propia conmemoración del Quinto Centenario, que había propiciado el nacimiento de la revista.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Rajoy y Trump conversaron anoche

Foto de La Voz de Galicia

Anoche hablaron por teléfono Mariano Rajoy y Donald Trump. No se ha informado en qué idioma charlaron, si en inglés, en castellano, en gallego o por lenguaje de signos, pero sí conocemos algunos detalles interesantes, que he escuchado, hace un instante, en Los Desayunos de TVE.

Uno de los que se han considerado significativos es el tiempo de la conversación que, prevista en principio para 25 minutos, se redujo a 15. Algún comentarista lo ha interpretado como ejemplo de la sintonía entre ambos dirigentes, sobre todo después de que Mariano se ofreciera a Donald para ser su intermediario -¿su vocero?- con la Unión Europea e Iberoamérica.

Pero, quizás sin darse cuenta, el presentador ha aclarado la razón por la que la conversación duró 15 minutos: la charla se produjo en el descanso del partido entre el Barcelona y el Atlético de Madrid, por lo que podemos deducir que, cuando Rajoy vio que empezaba la segunda parte, dijo "bye Donald", y colgó.

Mariano sabe distinguir muy bien las prioridades.

martes, 7 de febrero de 2017

Concurso 217

Está en Cádiz, ¿dónde?

De premio, un cilicio, para estos tiempos de desenfreno carnavalesco.


domingo, 5 de febrero de 2017

¿Dónde ponemos la Aduana?

Aparte de la gran Aduana dieciochesca que, como todos sabemos, es la actual Diputación, a principios del siglo XX la Aduana tenía otra ubicación, que no era la actual, que se construyó hacia 1950.

Las pongo aquí por si sirven de inspiración, y quitamos la actual de donde está, entorpeciendo la reforma de la plaza de Sevilla y estropeando la vista de la estación de 1905.

La idea vino observando este plano de Cádiz de 1921:

El plano se publicó en Les Guides Bleus, de la famosa Librairie Hachette, Paris, y en el se observa la situación de la aduana en el muelle (señalada con una flecha).

Pero, dudando de la posición, busqué otros planos de la épca, y encontré este de 1920:

Es de una Guía del Turista en Cádiz, y sitúa la aduana en un lateral del muelle. Veamos un detalle:
He señalado la aduana con una flecha.

Bueno, más elementos para enriquecer el debate sobre la plaza de Sevilla.

Alcalde de Cádiz


No ha sido fácil el camino, plagado de piedras para que tropezase, que ha tenido que recorrer José María González Santos hasta ser reconocido como un alcalde que antepone la ciudad al partidismo.

Es indudable que el alcalde de Cádiz es un hombre de partido -como todos los ediles que se sientan en el salón de Plenos de San Juan de Dios-, aunque con una mayor consistencia ideológica que muchos de los otros concejales, pero también ha demostrado que está dispuesto a luchar por la ciudad y sus habitantes, negociando con quien tenga que negociar.

Hoy, tres avezados profesionales de Diario de Cádiz, sin que les falte el espíritu crítico que deben mantener, desmenuzan las consecuencias y resultados de la reunión entre Susana Díaz y José María González, ofreciendo un análisis que debe servir para pensar. P.M. Durio describe al alcalde negociador, que se maneja bien en las distancias cortas; J.A. Hidalgo recuerda, una vez más, las carencias, pero sobre todo las perspectivas de desarrollo de la ciudad si se cumplen las expectativas generadas tras el encuentro en el año del Tricentenario; M.M.A. (imagino que M. Mateo), que la visita de Díaz le puede servir a Susana Díaz y al PSOE local en sus asuntos internos, pero que también benefician a Cádiz; e Hidalgo y Durio, conjuntamente, resumen las sensaciones del alcalde tras la entrevista. En conjunto, cuatro trabajos periodísticos de utilidad para que los lectores puedan sacar sus conclusiones, muy diferentes -no me resisto a decirlo-, al publicado en La Voz.

De todas formas, que quieren que les diga, pese a que confiaba en que José María González, tras un tiempo asentado en el sillón de la alcaldía, sabría negociar y buscar respaldos con los que regir la ciudad, sobre las promesas de la Junta de Andalucía, sigo siendo muy escéptico, ¡son tantas las incumplidas!  

sábado, 4 de febrero de 2017

Escepticismo


Lo que hoy escribe Pablo M. Durio, en Diario de Cádiz, es casi exactamente lo que han pensado la mayoría de los gaditanos tras anunciarse los resultados de la reunión de Susana Díaz y José María González: que esas milongas ya las conocíamos, y algunas, como la de la Ciudad de la Justicia, la vienen cantando en la Junta de Andalucía desde hace 15 años.

Por eso les debería dar vergüenza venir a Cádiz a decirle al alcalde y a la ciudad, lo mismo que le dijo Chaves a Teófila Martínez hace un década.

¿Antifascistas?

No creo que un antifascista de verdad haga esto:

Por cierto, que fea es la placa. Podían haber diseñado una con más nivel y más acorde al entorno, que no ésta, que parece un anuncio del SAS.

jueves, 2 de febrero de 2017

35 años editando libros

La Editorial UCA ha cumplido 35 años.


Establecida como Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz en 1981 -un año después de la creación de la UCA-, en sus 35 años de existencia ha publicado unos 3000 títulos, bajo la dirección de diez directores.

En la actualidad -y como en toda su historia- un corto equipo humano sigue trabajando en la Editorial UCA logrando publicaciones de calidad, no solo por su contenido, también por la belleza formal, material, de los libros, como demuestran los cinco premios nacionales de edición que ha logrado.




















Ayer, con la inauguración de una exposición en la Sala de los Libros, comenzaron los actos organizados para conmemorar el trigésimo quinto aniversario de la Editorial UCA, que mantiene un catálogo con más de 700 publicaciones disponibles, a fecha de hoy.

miércoles, 1 de febrero de 2017

La entrada de Cádiz

A principios del siglo XX lo tenían claro: la entrada de Cádiz estaba en el punto de confluencia entre la estación de ferrocarril y el muelle de la ciudad. Y ahí estaban, dando la bienvenida a la ciudad, San Servando y San Germán.

Claro que, entonces, lo que hoy es la plaza de Sevilla, era un espacio abierto, en el que coincidían los viajeros que llegaban en tren y los que lo hacían en barco.