jueves, 29 de noviembre de 2018

Paco Alba y Manuel de la Pinta

Me cuentan que hay quien va pregonando que a mediados de diciembre dará una noticia que nadie sabe sobre Paco Alba: su relación con Manuel de la Pinta, quien fuera alcalde de Cádiz en dos ocasiones, entre 1933 y 1935 y otra vez en febrero de 1936, hasta el golpe militar del 18 de julio, que le cogió en Madrid. Tras una azarosa detención, que se produjo en Córdoba cuando viajaba hacia Cádiz, el 30 de septiembre de 1936 fue fusilado.

El asunto no tiene misterio y es sobradamente conocido: Paco Alba y Manuel de la Pinta eran cuñados. Una hermana de Paco estaba casada con el médico, nacido en Málaga, que fue el último alcalde republicano de Cádiz.

Y, de forma general, se sabe hace mucho tiempo, al menos, desde que Paco Campos se lo contó a Ana Rodríguez Tenorio en un entrevista publicada en Diario del Carnaval, suplemento carnavalesco de Diario de Cádiz, el 26 de febrero de 1995.

Hay cosas de la vida de Paco Alba menos desconocidas de lo que alguno cree.

Y otras, algo menos conocidas, se desvelarán en el 21 Congreso de Carnaval, que comienza mañana:


martes, 27 de noviembre de 2018

Nuevo libro sobre el Carnaval

Producto de una tesis doctoral, leída en la universidad de Sevilla, de la que tuve el honor de ser codirector. Se presenta el sábado 1, durante el 21 Congreso de Carnaval.



lunes, 26 de noviembre de 2018

El 21 Congreso de Carnaval cambia de sede

Por cuestiones organizativas, el 21 Congreso de Carnaval cambia de sede y se traslada al Edificio Constitución 1812 (antiguo Aulario La Bomba).



Más información y matrícula:
https://celama.uca.es/2018_19cc/colaboraciones/xxicongresocarnaval

En facebook:
https://www.facebook.com/XXICongresoDelCarnaval/

En twitter:
@cong_Carnaval

domingo, 25 de noviembre de 2018

¡Qué buena manzanilla era!

Esta botellita de manzanilla Aurora, de 18,7 cl, formaba parte de un lote que se compró para conmemorar la boda de mi hija Silvia y Javi. Viajó a México en el año 2007, para regalársela a Mario Trujillo. Mi "manito" vino a Cádiz hace unos días y se la trajo para bebérsela con nosotros. Sinceramente, pensé que, después de once años, la manzanilla se habría estropeado, pero no, se había amontillado, tenía un color limpio y estaba bastante buena.
 

sábado, 24 de noviembre de 2018

¡Qué descaro!


Tanto el titular de la edición en papel, como lo que dicen en la versión digital, es un descaro absoluto de los peperianos.

¡Que se lo cuenten a los padres de los alumnos del C.P. Carlos III!, por poner un ejemplo.

Tabernas



Ejemplar

Los Camino es un buen, muy buen, local para beber y comer, con una cocina tan cuidada, como tradicional, no son de los que andan con modernidades, sus tapas son de cocina casera, con sus chicharrones elaborados allí, sus buenísimas pavías, sus papas aliñadas...

Además, es de los pocos bares en los que los aseos están habitualmente limpios, pero, por si acaso, tienen puesto este aviso:

Ejemplar, ojalá muchos hicieran lo mismo. 

lunes, 19 de noviembre de 2018

Tres siglos bebiendo Jerez

Mañana, durante el congreso que dedicamos a la Vinatería Andaluza, presentaremos el nuevo libro del Grupo de Investigación "Estudios Históricos Esteban Boutelou", en el que han colaborado, además, investigadores que no forman parte del grupo.

Este es el índice:

MALDONADO ROSSO, Javier: El consumo popular de vino en el Marco del Jerez en el siglo XVIII.
PACHECO ALBALATE, Manuel: La Compañía de Jesús en el siglo XVIII: viticultores y cosecheros. El vino en la dieta de los jesuitas expulsos.
CARRASCO GONZÁLEZ, Guadalupe: La conquista del mercado estadounidense por los vinos del Marco de Jerez (1791-1824).
RAMÍREZ MUÑOZ, Francisco Javier: La medicina y el vino. El consumo de vino de Jerez como remedio sanitario.
RAMOS SANTANA, Alberto: Pautas de consumo de los vinos dulces del Marco del Jerez.
BARRIENTOS MÁRQUEZ, María del Mar: El consumo de vino de jerez en la isla de Cuba en el último cuarto del siglo XIX.
VÁZQUEZ FARIÑAS, MARÍA: Los vinos de la casa gaditana Lacave y Compañía hacia finales del siglo XIX: ventas y áreas de mercado.
JIMÉNEZ GARCÍA, José Luis: Los vinos del Marco del Jerez en la novelística de Armando Palacio Valdés. Consumo y sociedad en la España de la Restauración.
ROBLES RÁBAGO, María Eulalia: El jerez en la gastronomía española de finales del siglo XIX y comienzos del XX.
RODRÍGUEZ CAPARRINI, Bernardo: El mercado estadounidense de los vinos de Jerez. El caso de las empresas Alfonso e Hipólito Sancho (1905-1913) y A. y A. Sancho (1914-1920) de El Puerto de Santa María (Cádiz).
RODRÍGUEZ MORENO, José Joaquín: "Y beber hasta el anochecer". Un acercamiento desde una perspectiva cultural al estudio del vino en la España del siglo XX.
RAVINA RIPOLL, Rafael: El vino de Jerez de la Frontera, fuente de cultura y felicidad.

domingo, 18 de noviembre de 2018

Córdoba sí que está limpia

Con motivo de un congreso organizado por la universidad, hemos vuelto a Córdoba, donde tanto nos gusta ir. Y, paseando desde el rectorado, en la avenida de Medina Azahara, hasta la facultad de Filosofía, en la plaza Cardenal Salzar, en plena judería, recorriendo las calles cordobesas, peregrinando de taberna en taberna, he sentido envidia, sana envidia de la limpieza de las calles de Córdoba, donde es muy difícil ver papeles en el suelo, o un recuerdo dejado por el dueño de un perro.

Además, te encuentras avisos como estos:


lunes, 12 de noviembre de 2018

Tabernas que me gustan: Can Margarit

La Taverna Can Margarit fue un hallazgo de Marieta en nuestra reciente visita a Barcelona, al congreso de la Sociedad de Literatura Española del siglo XIX, celebrado en la Universidad de Barcelona.

Además de pasar por "La Principal" a beber cerveza Moritz (fundada por el alsaciano Luis Moritz hacia 1854), en la calle Concordia, del barrio colindante El Poble Sec, localizamos Can Margarit, una antigua bodega reconvertida, en los años setenta del siglo pasado, en una gran taberna que mantiene la estructura de la bodega, y que solo abre de noche.

Al entrar, una sala de barriles, con cierta sobre carga de velones, en la que la casa invita a un vaso de vino antes de pasar al salón.
En la bodega predominan los vinos del Priorato, del Empordá, del Penedes, pero no falta una barril de Jerez.


La sala, que como el resto de la taberna mantiene la estructura del almacén de vinos -bajo el suelo se mantienen, vacíos, los depósitos de vino-, está decorada con muebles y artilugios de la bodega, creando un ambiente bastante cómodo.

La carta, no muy larga, tiene platos catalanes, murcianos y andaluces, en recuerdo de los ascendentes de los primeros propietarios de la bodega y de la taberna. Es famoso el "conejo a la jumillana", que no pedimos, pues nos decantamos por los caracoles alegres, muy bien elaborados con una salsa ligeramente picante, muy sabrosos.

Pedimos también "patatas al ajo cabril", bien de ajo, pero lo más endeble que comimos. Muy bueno el "variat de Vic", un pan con tomate cubierto de embutidos (longaniza, fuet, butifarra...)

Y unas costillas de cordero, con judías secas, muy buenas, las costelles y las mongetes.

Bebimos una jarra de "vi negre" del Priorat, y para finalizar, nos invitaron a un chupito de... moscatel de la tierra, como debe ser.
Taverna Can Margarit merece más de una visita. 

domingo, 11 de noviembre de 2018

Café Alhambra

El café Alhambra estaba en la esquina de la plaza de la Libertad, con Obispo Calvo y Valero (la actual Hospital de Mujeres), y cuando yo lo conocí, cuando Pascual García de Quirós, Macarty, repartía sus cafés por todo el mercado de abastos, no tenía la imagen elegante que tiene en esta foto de 1912.
 

viernes, 9 de noviembre de 2018

Cátedra CÁDIZ-QUITO 1812


En octubre del año 2007, cuando se estaba desarrollando en la UCA el programa sobre el Bicentenario de la Constitución de 1812, se planteó un convenio de investigación que girara en torno a dos constituciones de 1812, la de Quito, proclamada en febrero, y la de Cádiz, proclamada en marzo. Tras la visita de una delegación de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador (PUCE) a la Universidad de Cádiz, se firmó, el 30 de octubre de 2007, el convenio creador de la Cátedra Cádiz-Quito 1812, de la que, según lo estipulado en el Convenio, son responsables el profesor Juan Paz y Miño, por la PUCE, y yo mismo por la UCA.

Básicamente, los objetivos de la Cátedra Cádiz-Quito 1812 incluyen, además del estudio de ambas constituciones, el estudio de las relaciones históricas entre Ecuador y España, el origen del constitucionalismo en ambos países y desarrollar actividades conjuntas de formación o culturales.

Como muestra de las actividades que se han realizado -todas de carácter investigador y de difusión de la investigación-, valga este curso/debate, impartido por teledocencia, el 31 de mayo de 2012, con el título "Quito 1812/Cádiz 1812, tribulaciones de dos textos constitucionales coetáneos", que se puede ver el youtube:
 

PD. Se ha repetido en estos días un error que se mantiene por la existencia de una placa equivocada en la plaza de San Antonio, pero que hay que corregir: José Mexía Lequerica no murió en la Casa Pemán -donde está la placa-, vivió y murió en 1813 en San José nº 60, que actualmente es Junquera nº 1.
Lo expliqué hace tiempo, como se puede comprobar aquí

lunes, 5 de noviembre de 2018

Los peperianos y las hamburguesas

Sí, ya sé que suena a demagogia, o que lo es, pero, ¿no conoce Moreno Bonilla ninguna taberna o restaurante de capital andaluz dónde llevar a Casado a comer? ¿Tiene que ser en una cadena de franquicias internacional, en la que los beneficios, incluso publicitarios, salen fuera de Andalucía y España?

Y, otra cosa. ¿Es más sana una hamburguesa que una berza?

Sobre el segundo plano de las señoras, ya está dicho casi todo.

XXI Congreso del Carnaval: Paco Alba


Más información y matrícula:
https://celama.uca.es/2018_19cc/colaboraciones/xxicongresocarnaval

En facebook:
https://www.facebook.com/XXICongresoDelCarnaval/

En twitter:
@cong_Carnaval

domingo, 4 de noviembre de 2018

Viena, confitería, cervecería y salón de té

El 16 de mayo de 1892 anunciaba Diario de Cádiz la apertura, en la calle Duque de Tetuán, de la pastelería Viena, “propiedad de Mexía Hermanos”, quienes también regentaban una conocida joyería y orfebrería.
Según el cronista, la decoración de la nueva pastelería recordaba al afamado establecimiento madrileño Lhardy, destacando el gran escaparate de pasteles surtidos, el “gran aparador con tapa de mármol” para los vinos, el mostrador de los fiambres, los helados “al estilo de Austria” y el gran salón “con muchas mesas, grandes espejos y lámparas eléctricas”. Terminaba la crónica que los propietarios, tras la inauguración, invitaron a “un almuerzo a base de tortilla de jamón y otros aperitivos, entre los que destacaba la lengua a la escarlata bien hecha y presentada”.


Por las referencias localizadas los hermanos Mexía regentaron el local entre 1892 y 1895, y parece que durante dos años Viena cerró, pues no hay referencias al negocio en las Guías de Cádiz, mientras si aparece reflejada la actividad como joyeros de los Mexía. 

En el año 1898 se hizo cargo de la pastelería Salvador Robles, que poco a poco fue ampliando la actividad, de manera que Viena, además de confitería, se convirtió, muy a la moda de principios del siglo XX, en cervecería, manteniendo siempre la venta de fiambres de calidad, como se puede comprobar en este anuncio de 1899.

Poco tiempo después, al menos desde 1907, se anunciaban servicios de bodas, banquetes...

También Salvador Robles amplió el negocio, con una sucursal, “La mallorquina”, abierta en la calle Columela, según este anuncio de 1916.


Sorprende la variedad de productos que Viena anunciaba en 1917.

Con Robles trabajó, siendo un niño, Antonio Vallas Garrido, que se había iniciado en el oficio, apenas con diez años, en su Málaga natal. Al parecer, tras quedar huérfano lo enviaron a Cádiz, donde trabajó en la confitería de La Madrileña, de Julián Cantero, en la calle Columela, y enseguida, con doce años, comenzó a trabajar en Viena con Salvador Robles.

Tras ocho años de trabajo, se marchó a Argentina donde, a través de un pariente de Robles, entró a trabajar en una conocida confitería de Buenos Aires, trabajando un tiempo en la ciudad de Junin. De regreso en Buenos Aires trabajó en el Gran Hotel Londres y después en la confitería Continental, hasta que Salvador Robles le pidió, hacia 1918, que volviera a Cádiz para regentar la confitería Viena. Con Valls como encargado, Viena sufre otra importante remodelación, convirtiéndose en 1923 en un famoso salón de té, con entrada por la calle San Miguel, por donde también se accedía al obrador de la pastelería.

En 1929 Salvador Robles se retiró del negocio, traspasando Viena a Antonio Valls, quien también abrió una sucursal “La rosita”. 


Entre los años cincuenta y sesenta, Viena estaba en todo su esplendor y se anunciaba en 1964 el "legítimo turrón de Cádiz", al parecer una creación de Antonio Valls.

Aunque he leído que Antonio Valls cerró el negocio en 1969, ya que ninguna de sus cuatro hijas se hizo cargo del mismo, quizás me traicione la memoria, pero estoy convencido de haber estado en Viena en los años 1970 y 1971. En cualquier caso, parece que Antonio Valls murió es 1971, y Viena quedó ya para la nostalgia.

Guardo en mi memoria infantil las visitas a la confitería Viena, donde a mi madre le gustaba comprar, además de merengue los domingos, “jamón dulce”, “queso de cerdo”, paquetes de piñones pelados y el turrón de Cádiz. Como recuerdo que, todas las mañanas, grupos de niños y menos niños aguardaban a que los pasteleros sacaran y repartieran, los recortes de los pasteles.

viernes, 2 de noviembre de 2018

El canalillo

Solamente los perturbados -ya sean sexualmente, pero sobre todo los ideológicamente- y los manipuladores de opinión, que arremeten contra lo que tenga un color ligeramente rojizo, pueden dedicar su tiempo a hablar del "canalillo" de Carmen Calvo.

¿En verdad les parece deshonrosa esta foto?
Obsesos, es lo que son.

PD. Del tal Herrera no me interesa ni la manzanilla etiquetada con su nombre.

jueves, 1 de noviembre de 2018

El PP, sin imaginación

Sinceramente no esperaba mucho del PP, aunque sí algo nuevo, personal, de Juancho Ortiz. Lo que de ninguna manera pensaba es que la fábrica de ideas peperianas en Cádiz estuviese tan agotada.

El nuevo eslogan de la campaña municipal del PP, es el mismo de Ganar Cádiz en Común hace cuatro años. No similar, el mismo. La única diferencia, el tiempo verbal, infinitivo en el primer caso, el original de Ganar Cádiz, presente de subjuntivo en el de los peperianos.

Y como una imagen vale más que dos palabras, en primer lugar el Manifiesto electoral de Ganar Cádiz en Común.

En segundo lugar, una foto en plena campaña.

Y en tercer lugar, la presentación de la campaña del PP, con una foto tomada de La Voz de Cádiz.