martes, 15 de septiembre de 2015

El alcalde, ¿fiscalizador universal de la pureza democrática?

¿Es tarea del alcalde de Cádiz fiscalizar la pureza democrática de otros países? Me surge la duda cuando leo que José María González le ha comunicado al embajador de Chile que el Gobierno Municipal no visitará el buque escuela Esmeralda, por considerarlo símbolo del "asesinato de la democracia".

Chile, después de una brutal dictadura de 17 años, tras el plebiscito de 1988, inició una transición a la democracia con la elección y gobierno de Patricio Aylwin. Tras no pocas dificultades, el proceso fue consolidándose, alcanzando importantes cotas de democracia con el gobierno de Michelle Bachelet, hija de un miembro del gobierno de Allende, que murió en las cárceles de Pinochet. Desde 2014 Michelle Bachelet vuelve a gobernar en Chile.
  
Con esos antecedentes, ¿puede el alcalde de Cádiz corregir al pueblo y al gobierno democrático chileno, que ha decidido seguir usando el buque escuela?

Puestos a ser exquisitos en la pureza democrática, quizás debería el alcalde clausurar, incluso derribar, el balcón principal del ayuntamiento de Cádiz, escenario de tantos actos durante la dictadura franquista, entre otros, el protagonizado, en ese mismo balcón, por el dictador Francisco Franco saludando a cientos de gaditanos en octubre de 1953:


2 comentarios:

Jose Damian Ruiz Lechugo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ARS dijo...

En el castillo de San Sebastián, en la cárcel (hoy Casa de Iberoamérica), en el castillo de Santa Catalina, en los fosos de Puerta Tierra..., se reprimió, torturó y asesinó, por citar algunos sitios que el alcalde ha visitado sin tantos reparos.