jueves, 3 de diciembre de 2015

El traje del gaditano

Un comentario en la entrada El traje típico de la mujer gaditana preguntaba por el hombre de la época, y contesté que, aunque tengo poco, lo pondría.

Pero antes, me gustaría aclarar que, ni con la mujer, ni con el hombre, trato de decir si este, o aquel, es el traje típico, aunque sí tengo claro que lo de la piconera es una adaptación de Pemán a un traje de maja, y que, hasta años después del estreno de Cuando las Cortes de Cádiz (en 1934), no comenzó a difundirse el traje de piconera.

Empecemos, pues, por el piconero, un traje que se adaptó en las fiestas típicas gaditanas en el segundo tercio del siglo XX, para acompañar a la piconera, aunque ya en 1938, en la película "Carmen la de Triana", protagonizada por Imperio Argentina, unos piconeros tocan la guitarra, mientras Carmen canta la copla "Los piconeros".

Sin embargo, en las colecciones de trajes típicos que se popularizaron en el primer tercio del siglo XX, el hombre gaditano vestía de otra forma. En algún caso con un traje corto, como aparece en esta postal de 1930, tomada, como alguna más, del blog aznalfarache

O en las estampas que se incluían en las cajas de chocolate Amatller.

Pero si nos vamos al siglo XIX, el traje es diferente, y en esta ocasión comienzo por la colección de trajes de España de Antonio Rodríguez, publicada en 1801:

Viéndolo, la primera idea que nos viene es que se representa al gaditano como un torero, pero creo que no es así. El personaje es un majo cubierto con un gorro calañés, un gorro que recibe su nombre por proceder de Calañas (Huelva), de ala corta abarquillada y redondo, con una copa cónica baja. Fue un gorro muy usado por las clases populares en Andalucía, especialmente los majos y los bandoleros. Tiene una variante, el catite, que se diferencia por la copa cónica mucho más alta, y de ambos encontramos ejemplos en grabados de personajes gaditanos decimonónicos, en los que el vestuario casi siempre es chaqueta corta, chaleco, faja, calzón corto, polainas, o medias, y zapatos tipo manoletinas o botas, sin que falte el calañés o el catite y, a veces, la capa.

Como en este bailarín del olé gaditano, de Gustavo Doré (1874)
O en esta pareja que aparece en un cuadro con información sobre Cádiz, de 1875

Y en este excepcional grabado de Taylor de 1832, titulado "Contrabandista, marinero y mujer de Cádiz", en el que se pueden ver los dos tipos de calzado y a hombres sin capa y con capa.
  


No hay comentarios: