martes, 22 de septiembre de 2015

Cien días de descortesía


Digan lo que digan, lo escriba quien lo escriba, al gobierno municipal de José María González Santos no le concedieron los cien días de cortesía que, habitualmente, se concede a los cambios de gobierno.

Ya escribí que, hicieran lo que hicieran, los iban a machacar. Yo mismo le he criticado al alcalde determinadas actitudes, determinados gestos, la mayoría de ellos sin contenido municipal, gestos populistas, cara a la galería, que, en mi opinión, no tenían, ni tienen sentido, primero, en quien debía negociar para poder gobernar, segundo, en quien es el representante institucional de la ciudad de Cádiz.

Pero no se trata de eso, no se trata de criticar gestos, lo que han dicho, por activa y por pasiva, es que no hacen nada, que no saben qué hacer con la ciudad, incluso les critican que no hayan saneado ya la maltrecha economía que les dejó de herencia el gobierno peperiano.

Por eso sorprende que, ahora, se aluda a que han terminado los cien días de cortesía, incluso denominándolos, cien días de oro, de crédito político. El alcalde no ha tenido cien días de cortesía, no le han dado ni tan siquiera uno. Basta recordar que lo primero que se publicó de José María González, tras su toma de posesión, es que lo primero que ordenó había sido quitar la bandera de España de la plaza de Sevilla, y con esa mentira lo machacaron, en medios locales y nacionales, durante varios días, mientras que los responsables de bajar la bandera, los que lo habían decidido y sabían que la bandera llevaba tres días sin ondear, no tuvieron la cortesía, ni la dignidad, de aclarar que la bandera se había bajado el miércoles anterior.

¿Cien días de cortesía?, no, cien días de revanchismo y de no saber encajar que hay en Cádiz un nuevo gobierno municipal. Cien días de descortesía.

2 comentarios:

Ana dijo...

Llevan a rajatabla el propósito de no levantar el pie que impide tomar aliento a esta hermosa ciudad, tan maltratada durante demasiado tiempo.

Marieta Cantos dijo...


Completamente de acuerdo. Ahí es donde se nota la falta de educación de quienes dicen que los actuales gobernantes no la tienen.
¿Quién falta más a la ciudadanía?