lunes, 8 de diciembre de 2014

Denuncias en saco roto


Retoma otra vez José Antonio Hidalgo el asunto de las fincas y pisos vacíos en Cádiz, un problema social, que ha tratado en varias ocasiones. Da vergüenza comprobar cómo tantas denuncias de asociaciones de vecinos y colectivos, que se repiten desde hace décadas, caen en saco roto. Ya comenté en una ocasión que mi primer artículo de la sección Calle Ancha en Diario de Cádiz, en septiembre de 2004, lo dediqué al problema de la infravivienda en Cádiz -y he tocado varias veces el tema en este blog- pero es un asunto que, como digo, lleva décadas sin solucionarse, con administraciones de todo tipo y de todos los colores, haciendo dejación de sus obligaciones. Ni el gobierno central, ni la Junta de Andalucía, ni el ayuntamiento de Cádiz -sobre todo estas dos últimas, que son las administraciones con mayor responsabilidad en la materia-, acometen de una vez por todas un plan de vivienda que acabe con esta lacra. 

Hay que recordarles, una vez más, en los días que se conmemora la Constitución de 1978, que su artículo 47 dice: “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación”.

1 comentario:

Marieta Cantos dijo...

Una lástima y un peligro la antigua finca de Benito Cuesta, donde debió existir una casa romántica maravillosa, invadida por palomas y sabe dios qué más.