lunes, 13 de julio de 2015

Estar en la oposición, instruye

Foto: Portal de Cádiz

No le falta razón a Ignacio Romaní cuando dice que la oposición necesita información y medios para realizar su trabajo, lo lamentable es que haya tenido que pasar a la oposición en el ayuntamiento de Cádiz para comprenderlo, pues, mientras formó parte del equipo de Teófila Martínez, desde el año 1999, no se dio cuenta, o no quiso saberlo. 

Pero no creo que haya olvidado, por ejemplo, que en marzo de 2013 la oposición socialista se quejaba de que no podían hacer su trabajo en el Ayuntamiento porque los gobernantes del PP no les daban la información que solicitaban. Que los concejales socialistas, en agosto y septiembre de 2009, solicitaron los partes realizados por los inspectores de la Concejalía de Medio Ambiente a Sufi-Cointer y las posibles sanciones impuestas por incumplimiento del contrato, queja que reiteraron cuatro meses después, pues la información no les había sido entregada. Igual ocurrió cuando preguntaron sobre los expedientes para la instalación de las famosas banderolas que se fijaron en fachadas del centro histórico de la ciudad. Se reiteraron quejas de falta de información sobre el Plan de Tráfico de Canalejas, sobre el fallido restaurante de Santa María del Mar, sobre el plan de seguridad del Castillo de San Sebastián ante los conciertos de verano… Seguramente por eso en diciembre de 2010 Teófila Martínez, remitió a los grupos de la oposición un escrito anunciándoles que, a partir de ese momento, en los Plenos aplicaría, estricta y libremente, el artículo 71 del Reglamento Orgánico del Ayuntamiento de Cádiz, que faculta -en ese momento a la alcaldesa- a limitar el número de preguntas a realizar por los grupos municipales y le permite excluir aquellas cuya respuesta suponga aportación de datos, además de las que considere quien preside el Pleno que pueden ser formuladas y respondidas en las comisiones informativas. Todo reglamentario, pero una forma explícita de limitar las funciones de la oposición.

Estar en la oposición es instructivo, sirve para recordar modos de comportamiento democráticos, como Ignacio Romaní ha podido comprobar.  

1 comentario:

Marta Meléndez dijo...

Cuarenta y cuatro peticiones de información se han quedado en la mesa del despacho de Alcaldía de mi etapa como cómo concejala. Reiteradas algunas de ellas hasta en 10 ocasiones, como por ejemplo la adjudicación de los conciertos Cádiz Latino 2012, y más.
Saludos