viernes, 23 de octubre de 2015

Valcárcel y la UCA, ¿otro brindis al sol de la Junta?


El 30 de octubre de 1979 el BOE publicaba la creación de la Universidad de Cádiz, constituida en ese momento por las Facultades de Ciencias y Medicina, Escuelas Universitarias de Estudios Empresariales, de Profesorado de EGB, de Ingeniería Técnica Industrial, de Ingeniería Técnica Naval y de Enfermería, todas en Cádiz -excepto la de Ciencias, trasladada ese mismo año a Puerto Real-, y las de Ingeniería Industrial de Algeciras y de Estudios Empresariales de Jerez de la Frontera, y establecía la creación de las facultades de Filosofía y Letras y de Derecho, en Cádiz y en Jerez, respectivamente, desde los preexistentes colegios universitarios.

Desde el primer momento hubo problemas con los espacios y edificios para la docencia universitaria en Cádiz, mientras que en Puerto Real, en parte por compra de la Diputación a la familia Derqui, la mayor parte por donación de la misma familia en 1970, se contaba con casi 300.000 metros cuadrados para construir un campus universitario. Por eso ya desde 1981 empezaron a correr rumores sobre la pérdida de centros en Cádiz, comenzando por la emblemática Facultad de Medicina, en beneficio de Puerto Real, lo que provocó la reacción de Carlos Díaz, que comenzó a negociar espacios en la ciudad para la universidad, y un enfrentamiento del alcalde de Cádiz con el de Puerto Real, José Antonio Barroso, que defendía el traslado de la UCA al campus puertorrealeño.

El trabajo del alcalde de Cádiz fructificó, en 1985, con la recuperación por parte del ayuntamiento de edificios abandonados por el Ejército que, adquiridos por la ciudad, fueron cedidos a la Universidad, si bien, en medio de esas negociaciones, el crecimiento de Magisterio obligó a su traslado al campus puertorrealeño, como sucedió con otras titulaciones en años sucesivos.

El gran problema era la indefinición de la Junta de Andalucía en el diseño del mapa de infraestructuras de la UCA, hasta que en 1989, por fin, la Consejería de Educación de la Junta hizo público un plan en el que Cádiz se especializaría en las áreas de humanidades y sanitaria, Puerto Real en las científico-técnicas, Jerez en ciencias jurídicas y Algeciras en politécnicas. 

Este plan, varias veces incumplido, justifica el traslado, tantas veces anunciado en los últimos años, de Ciencias de la Educación a Cádiz. Se ha dicho hace unos días que Educación se instalaría en Valcárcel, tras abandonar el proyecto, tan bueno como polémico, de convertir el viejo Hospicio en hotel.

La conversión de Valcárcel en centro universitario es, en principio, una buena noticia -incluso aunque se considere un premio de consolación frente al hotel-, lo que ocurre es que, con toda razón, hay que tomarla con reservas, pues son tantos los proyectos anunciados por la Junta de Andalucía para Cádiz -Ciudad de la Justicia, Hospital General, TeatroRomano, ampliación del Museo de Cádiz, Tiempo Libre...-, incumplidos desde hace un montón de años, que es normal que muchos piensen que puede ser otro brindis al sol de la Junta de Andalucía.


3 comentarios:

Tmartínez Martínez dijo...

Pues sí que tienes razón. Lo reboto.

Félix dijo...

Me da la impresión de que con el presupuesto que tienen para este edificio. No tendrían ni para la rehabilitación. Así que la dotación sería para otro lustro. Menos mal que entre que prometen, sueñan, idean, lo revenden, rescatan, se cae.......(ojalá no), podemos contemplarlo.

ARS dijo...

Para los políticos es muy sencillo prometer, ¡como nadie les pide una nota de compromiso presupuestario!