sábado, 7 de noviembre de 2015

La Parra del Veedor

Aunque había entrado esporádicamente antes, empecé a frecuentar La Parra del Veedor a principios de los noventa, y me sentí siempre bien acogido por la naturalidad de ese hombre de apariencia seria que era Pepe Bernárdez, la persona que mejor freía las patatas en Cádiz, unas papas recién fritas y en su punto perfecto de sal, que tanto le gustaban a mi hija Marieta, desde que Pepe, y su mujer, Manoli, se las ofrecieron cuando tenía dos o tres años, como Pepe me las ponía a mi para acompañar la copa de vino.

Hoy La Parra del Veedor es también conocido como "el bar de las niñas", por Natalia y Cristina, las hijas de Pepe, que con la misma naturalidad que su padre -y algo más de simpatía, todo hay que decirlo-, regentan La Parra manteniendo el estilo tradicional de su cocina.

Nunca, o casi nunca, faltan las zanahorias aliñás, a veces hay una buena tortilla de papas, pero siempre se pueden comer platillos de guisos habituales en las tabernas y bares gaditanos de la mediados del siglo XX, platos, como los higaditos de pollo o la lengua estofada, que no se encuentran en esos establecimientos modernos y cortados todos por el mismo patrón, que se denominan, casi grotescamente, gastrobares.

Cristina en la barra y Natalia en la cocina, mantienen en su carta una riquísima sangre en tomate

O las salchichas al vino de toda la vida

Cuidan los boquerones en vinagre (la foto la hice cuando quedaba menos de la mitad de la tapa)

Y la que es, sin dudarlo, mi tapa favorita, el raxo o reixada, lomo de cerdo en finas tiras con pimentón. 



2 comentarios:

Marieta Cantos dijo...

Muy buenas las tapas y la entrada, pero mejores "las niñas".

Cristina Bernardez Rodriguez dijo...

Muchas gracias Alberto, nos ha gustado mucho a las tres.Esperamos que te sigas sintiendo a gusto en nuestra casa, y que nos sigamos viendo por la Calle Ancha. Natalia y Cristina.